¿Debo darle huesos a mi perro?

No te escondas al respecto: alimentar a tu perro con huesos reales es un tema controversial. Incluso los veterinarios no se ponen de acuerdo sobre si está bien que un perro mastique un hueso de forma recreativa, aunque casi todos desaconsejan darle huesos cocidos (al horno, a la parrilla, hervidos o al vapor) de ningún tipo a su perro. Entonces, ¿qué debes hacer? Echemos un breve vistazo a ambos puntos de vista.

Un par de definiciones primero

Antes de considerar los pros y los contras de ofrecer huesos reales a nuestros perros, puede ser útil revisar un par de definiciones para evitar confusiones: huesos comestibles y huesos recreativos.

Los huesos comestibles son aquellos huesos que los dueños alimentan a los perros como parte de una dieta cruda. Estos son los huesos huecos de aves que no soportan peso, como alas y cuellos de pollo y cuellos de pavo, que se pueden triturar fácilmente en una picadora de carne. Los dueños de perros que alimentan una dieta cruda usan huesos comestibles para proporcionar calcio, fósforo, magnesio y minerales.

Los huesos recreativos suelen ser huesos grandes de fémur o cadera de res o bisonte que contienen médula. Están destinados a que los perros solo los muerdan, no los consuman. Estos huesos no proporcionan mucha nutrición, pero pueden estimular mentalmente a un perro para minimizar el aburrimiento y ayudar a mantener los dientes limpios.

En este blog, nos referiremos a los huesos recreativos.

A favor

A los perros les encanta masticar, a veces tanto como les encanta comer y, a menudo, más de lo que les encanta correr. Masticar es solo parte de que un perro sea un perro. Debido a que muchos perros necesitan masticar, es importante proporcionarles muchos artículos para esto. Sin algo para masticar que esté aprobado por ti, tu perro puede volverse bastante creativo al hacer sus propios “juguetes” para masticar: un par de zapatos caros, las patas de la mesa del comedor, tu silla favorita… entre otros.

Existen personas que creen que los huesos grandes, crudos y carnosos (huesos con trozos de carne aún adheridos) son una opción viable para satisfacer la necesidad natural de masticar de un perro. Morder un hueso recreativo ocupa la atención de su perro, mantiene fuertes sus músculos masticadores, estimula la producción de saliva y ayuda a limpiar sus dientes.

Sin embargo, los dueños de perros y los veterinarios que apoyan la masticación de huesos reales no recomiendan darles huesos que hayan sido cocinados de alguna manera. Se sabe que los huesos cocidos se astillan más fácilmente que los huesos crudos (aunque en la boca de un perro grande, los huesos crudos también pueden astillarse). Si se tragan astillas o fragmentos de hueso, pueden dañar el esófago (garganta), el estómago y los intestinos.

En contra

Algunos creen que nunca es una buena idea dar huesos a los perros, ya sea cocidos o crudos, porque los riesgos de daño superan cualquier beneficio. Los veterinarios ven y tratan con frecuencia problemas de salud asociados con la masticación de huesos, que van desde uno o más dientes rotos hasta una obstrucción intestinal que pone en peligro la vida y requiere cirugía de emergencia. Estos problemas relacionados con la masticación de huesos son la razón por la que muchos veterinarios creen que dar huesos reales a los perros simplemente no vale la pena correr el riesgo:

Cortes en las encías, la lengua o las mejillas: los bordes afilados de los huesos, especialmente los asociados con el pollo, cocido, aserrado y los huesos de las costillas, pueden cortar la boca interior de un perro. Si bien algunos cortes pueden ser menores, otros pueden ser graves y requerir un viaje a la clínica veterinaria para recibir antibióticos y, potencialmente, atención quirúrgica.

Dientes rotos: es posible que tu perro no muestre signos evidentes de dolor, pero un diente fracturado a menudo es un diente doloroso, especialmente si la pulpa (que contiene nervios y vasos sanguíneos) está expuesta. Un diente roto también es susceptible a la infección. El tratamiento de un diente fracturado requiere anestesia general para evaluar el daño, reparar el diente si es posible o extraerlo.

Asfixia (vías respiratorias obstruidas): cuando un perro tiene dificultad para respirar, se necesita pensar y actuar rápidamente para extraer un hueso alojado, o buscar atención veterinaria de emergencia.

Irritación del sistema digestivo: si un perro consume pequeños trozos de hueso, la ingestión puede provocar dolor e inflamación del revestimiento del estómago o los intestinos. Un tracto digestivo alterado puede provocar una disminución del apetito, vómitos y/o diarrea.

Perforación del tracto digestivo: los fragmentos afilados de huesos astillados pueden cortar y penetrar la pared del estómago y/o los intestinos a medida que pasan por el sistema digestivo. Esto hace que los contenidos estomacales o intestinales se filtren hacia el abdomen y pueden provocar peritonitis, una afección potencialmente mortal que requiere atención médica y quirúrgica inmediata.

Obstrucción gastrointestinal: el bloqueo del estómago y/o los intestinos de modo que los alimentos digeridos no pueden pasar es una situación que pone en peligro la vida. Los signos suelen incluir vómitos, dolor abdominal e incapacidad para defecar. Si una sección del tracto de digestión se bloquea durante el tiempo suficiente, el flujo de sangre a esa área puede verse comprometido y los tejidos pueden morir. Por lo general, se requiere anestesia y endoscopia y/o cirugía para eliminar una obstrucción gastrointestinal.

Al final es tu decisión

Depende de ti tratar a tu compañero canino con huesos reales para masticar recreativamente. Muchos perros muerden huesos crudos sin incidentes. Pero muchos perros también experimentan problemas. Tenga en cuenta, también, que hay muchos otros juguetes para masticar disponibles comercialmente y huesos simulados que su perro puede masticar y que son seguros para él o ella. Tu veterinario puede recomendarte algo para masticar que sea seguro para tu mejor amigo. Si, después de hablar con tu veterinario, decides que es apropiado darle a tu perro un hueso crudo real, supervisa a tu perro cuando lo esté masticando (o cualquier otro juguete masticable apto para mascotas) y tenga cuidado.

Share:

Facebook
Twitter
Pinterest
LinkedIn

Social Media

Lo más Popular

Recibe los ultimos Updates

Recibe las noticias más nuevas Diamond

No spam, solo notificaciones sobre productos y tips sobre las mascotas

Categories

Dejar un comentario

On Key

Related Posts

¿Debo darle huesos a mi perro?

No te escondas al respecto: alimentar a tu perro con huesos reales es un tema controversial. Incluso los veterinarios no se ponen de acuerdo sobre

¡Hidrata a tu mascota!

Existe un nutriente que es el más importante para la buena salud de tu perro. No es proteína. No son carbohidratos. No son vitaminas. Es

¡Ayuda! Mi gato me odia

Los gatos pueden ser distantes y malhumorados, por lo que, si no eres amante de los gatos, puedes pensar que odian a las personas. Los

Abrir chat
¡Hola! Bienvenido a DIAMONDPET.MX
Con gusto atenderemos todas tus dudas.